Covid-19
Agronegocios Cambio Climático Economía El Peñol Nariño Finanzas Públicas Medio Ambiente Salud

¿Cómo superar la crisis de precios altos en los alimentos y hacer una agricultura más rentable en tiempos de COVID 19?

Compartir

Covid-19: crisis de precios altos en los alimentos y hacer una agricultura más rentable

El COVID-19 ha deteriorado la seguridad económica, sanitaria y alimentaria de millones de personas. Se pronostica que hasta 150 millones de individuos pueden caer en la pobreza extrema. El aumento del hambre constituye uno de sus síntomas más tangibles.

La pérdida de trabajos y las diferentes restricciones presentadas para controlar el COVID-19, ha significado menos dinero en los bolsillos de las personas para comprar alimentos. Las alteraciones en los mercados y en el suministro de productos por las restricciones de transporte han generado escasez a nivel local y precios más altos, especialmente en el caso de los alimentos perecederos.

Según el Banco Mundial “los precios mundiales de los alimentos, medidos por un índice de precios…subieron un 14 % el año pasado”, para prevenir que la situación empeore se sugiere implementar tres medidas a nivel internacional.

Covid-19: Medidas a tomar a nivel Internacional

La primera es permitir el libre flujo de los alimentos, lo que va a evitar la escasez artificial y los picos de precios. Además, implementar normas especiales sobre la agricultura, los trabajadores de la alimentación y los corredores de transporte para restaurar las cadenas de suministro que se habían visto interrumpidas brevemente dentro de los países.

También puede interesarte: Ministerio TIC busca 100 mil colombianos que quieran formarse en programación

La segunda medida es reforzar las redes de protección social a corto plazo que constituyen un respaldo vital para las familias afectadas por las crisis sanitarias y económicas.

En Colombia programas de inversiones en sistemas de protección social como la Devolución del IVA e Ingreso Solidario no han sido suficientes para suplir con las necesidades de los ciudadanos. Dichos programas se realizan por medio de aplicaciones digitales para las transferencias monetarias, lo que de alguna manera reduce la malnutrición.

La tercera medida es mejorar la prevención y la preparación. Todos los indicadores sugieren que esta puede ser la nueva normalidad; sistemas alimentarios que deben soportar impactos económicos en los productores y consumidores hasta las diferentes plagas que se presentan en el ecosistema.

El cambio climático, el crecimiento demográfico y la ocupación de espacios no habitables prevé un aumento en las catástrofes, por lo que la inversión en programas sociales para la prevención es mucho más viable que programas enfocados en la reacción de eventos no previsibles.

Desde ya, es necesario comenzar a financiar programas que prioricen la salud humana, animal y de la naturaleza, que permitan recuperar ecosistemas naturales, diversificar los cultivos y asegurar la alimentación. Además, de reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos; fortalecer las cadenas de valor agrícolas para crear puestos de trabajo y recuperar los ingresos perdidos. Por último, poner en práctica técnicas eficaces de agricultura climáticamente inteligente a una escala mucho mayor.

Datos suministrados e inspirados en reportes de El Banco Mundial

Más noticias: Linares y Ancuya tendrán vía pavimentada






DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comunicador Social y Periodista en Asuntos económicos y políticos. Administrador de Empresas y Máster en Marketing Digital. Apasionado por el emprendimiento y la radio.
shares